El museo del terror, claro reflejo del miedo húngaro

Durante gran parte del siglo pasado, el número 60 de la calle Andrássy út fue una dirección que inspiraba miedo en los corazones de los húngaros. Primero se convirtió en el cuartel general durante el régimen de la Cruz de la Flecha de 1944, antes de que tomara el mando la policía secreta comunista y hasta la breve revolución de 1956.

¿Qué encontraremos en el museo del terror?

Actualmente, el edificio se ha convertido en un museo altamente estilizado, que incorpora los sótanos – e incluso los instrumentos – que se utilizaron para torturar a los prisioneros. Se ha diseñado al más mínimo detalle para recordar a los visitantes los horrores del totalitarismo con un fin ilustrativo.

A lo largo de una franja que rodea el inmueble, se pueden ver decenas de medallones con las fotos de personas que fueron asesinadas allí por los sicarios nazistas o comunistas. En el patio central se encuentra un tanque de guerra soviético de los que aplastaron la heroica rebelión del pueblo de la capital en 1956. Todas las paredes que dan a ese patio están cubiertas por láminas de metal con los rostros de las víctimas inocentes torturadas y asesinadas allí.

Una de las cosas más impresionantes son los ascensores de cristal, según subes o bajas, te ves rodeado por miles de fotos de víctimas que cubren las paredes del pozo. El museo muestra imágenes terribles sobre el sufrimiento de los húngaros.

Las salas del museo del terror

En los sótanos se pueden visitar las salas de torturas, con los instrumentos que servían para martirizar a los prisioneros durante los interrogatorios, incluso los patíbulos y las rejas eléctricas, ¡una verdadera pesadilla! En las paredes de las mazmorras se encuentran las fotos de los personajes célebres que estuvieron encerrados en ellas.

En otras salas se pueden observar los artículos de propaganda  para mostrar la felicidad del pueblo húngaro bajo el comunismo: carteles, distintivos, banderas, cuadernos, fotos, etc. A lo largo de los pasillos hay televisores que muestran las entrevistas con algunas personas que lograron sobrevivir a las torturas.

Existe una sala con forma de capilla en cuyas vitrinas situadas sobre las paredes aparecen objetos religiosos de las sinagogas y de personalidades judías que fueron exterminadas por los nazis en los campos de concentración. Allí se puede leer que esa sala está dedicada al silencio de la jerarquía católica húngara en el momento de la represión contra la comunidad judía.

También te puede interesar nuestra Guia de Budapest

Para estar al día de precios y horarios de entrada al museo del terror, consultar con su página web: http://www.terrorhaza.hu/

Localización del museo del terror

Cómo llegar hasta el museo del terror

  • en metro: coger la línea amarilla y bajar en la estación Vörösmarty utca.
  • en tranvía: usar las líneas 4 y 6.
El museo del terror, el recuerdo del miedo húngaro al comunismo
¿Nos dejas tu valoración?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.