Este pueblo, situado al norte de Budapest, es famoso por la fortaleza que se asienta en lo alto de una montaña y desde la cual se divisan las dos márgenes del Danubio. Visegrad fue el nombre de la sede real que se encontraba en esta ciudad en la época medieval. La palabra significaba “castillo alto”, porque el rey Béla IV decidió construir la fortaleza en la cima del monte. Junto al Castillo Real en Visegrád fueron también construidas la Torre de Agua y la Torre de Salomón, que unidas por una muralla formaron un conjunto de edificios de carácter defensivo.

Fortaleza en Visegrad
Fortaleza en Visegrad

Entre los elementos que no debemos de perdernos si visitamos Visegrad destaca el Palacio Real, a cuyas ruinas podemos entrar desde de la calle Fő. Cada domingo la entrada al palacio es gratuita, pero aún yendo entre semana, merece la pena pagar la entrada para pasear por el precioso patio interior adornado con la Fuente de Leones esculpida en mármol rojo.

Torre de Salomón
Torre de Salomón

Otro de los elementos destacables es la fortaleza situada en la cima de la montaña, más conocida como la ciudadela, a menudo confundida con el palacio real también por los húngaros. Hoy en día vale la pena subir la montaña para conocer el bastión y admirar la preciosa vista panorámica del meandro del Danubio. En las habitaciones reconstruidas hay una exposición de figuras de cera que representan la vida cotidiana de la gente en la edad media y se pueden ver los instrumentos utilizados por los verdugos durante las torturas.

El tercer elemento en el que hay que hacer hincapié es la Torre de Salomón, donde se encuentra el Museo de Matías. Su exposición está compuesta por los objetos encontrados por los arqueólogos durante las excavaciones. Fue levantada en 1250 y tiene 32 metros de altura. En esta torre estuvo recluido entre 1462 y 1474 el gobernador Vlad Tepes de Valaquia, conocido por todos como “Drácula” y fue liberado y reinstaurado en su cargo por el Rey Matías.

También te puede interesar nuestra Guia de Budapest

Muy cerca de la torre se pueden encontrar algunos vestigios de la antigua frontera de Pannonia que era el límite del Imperio Romano con los territorios bárbaros del Norte. En el monte Sibrik se encuentran los restos de un campamento romano construido en el año 320 bajo el mandato del emperador Constantino I.


Cómo hacemos para llegar hasta Visegrad:

  • En tren: desde la estación de Nyugati aproximadamente cada hora sale un tren en dirección a Nagymaros – Visegrad. El trayecto dura alrededor de una hora y te dejará en la estación de Nagymaros que es el pueblo que está a la orilla de Visegrad, desde allí se puede coger un ferry en el embarcadero que os dejará en la orilla de Visegrad.
  • En autobús: Cada 30 minutos sale un autobús a Visegrad desde la estación que está en el puente Arpad.
  • En barco: entre Abril y Septiembre los barcos de la compañía Mahart hacen el trayecto entre Visegrad y Budapest (haciendo parada en Szentendre).
Alrededores de Budapest: Visegrad
¿Nos dejas tu valoración?

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.